Seguidores

Lecturas

viernes, 28 de septiembre de 2012

EXÓTICO


La noche encapotaba la ciudad. El techo gris del coche era lo único romántico que podía ver del cielo en ese momento. La compañía escaseaba y el ambiente era frío y taciturno. Ella esperaba impaciente a que él llegase. Le observaba a lo lejos, entre las sombras de los árboles que se escondían en la oscuridad…


Entró en el coche con paso calmado, cerró la puerta y se quedó observando a la muchacha que estaba a su lado. Ella igual. Se sonrieron.


Él se acercó a su rostro y le acarició suavemente los labios con los suyos. Le apetecía mucho más que un solo beso. Le agarró de la cintura, arrimándola lo máximo posible. El calor se palpaba en el aire. La temperatura subía poco a poco en décimas de segundo. Era un cambio drástico, como un animal exótico. El sofoco no era de ese lugar, pero si pertenecía a ese momento clave.

Ella en un impulso, se subió a las piernas de él; dejando a su espalda la luna frontal del vehículo. Clavándose la palanca de cambios en la rodilla izquierda y con el posa brazos de la puerta en la derecha, le sujetó fuerte del pelo y dejó caer su cabeza en el asiento. Él gruñó y suspiró. Se enterró en el cuello de la joven y aspiró su aroma. Con una mano, le rodeó fuerte de la cintura, y con la otra; la metió dentro del pantalón. Mientras seguían besándose, acarició el clítoris de forma circular y de manera lenta. El ritmo cambió a un movimiento más rápido de un lado a otro. La chica respiraba entrecortadamente, mirando a ese techo gris que antes no le decía nada y que ahora era posible ver las estrellas hasta con los ojos cerrados. Movía la pelvis descontroladamente, lo que hacia el gesto del joven mucho más placentero.

En uno de esos movimientos, el muchacho introdujo dos dedos en el interior de ella. Se sentía tan caliente, tan palpitante que podría acabar ahí mismo.
Como loca, subía y bajaba. Se sentía diferente, rara, plena y feliz. En el momento del clímax, no imaginaba que pudiese sentir tanto con tan poco.

 <<Lo exótico, lo que está fuera de su lugar;  es lo más maravilloso que puede existir>>.
Y este último pensamiento le hizo sacar una sonrisa en su rostro.
¡Nos leemos!
¡Gracias por venir!

5 comentarios:

  1. Aún no me creo que escribas así, bea dios como te salene estas cosas... madre mía pone los bellos de punta nunca dejes de escribir ni pierdas la fe....... como yo, anda te quiero

    ResponderEliminar
  2. Hola!! he pasado por aqui y me quedo, tienes una seguidora más!! se nota que sabes escribir.
    Pasate por mi blog quedas oficialmente invitada XD

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. te leí!! me parece curioso.tienes un par de cambio radicales en la forma de narrar..sabes la sensación que me ha dejado? que puedes ser mejor descriptora..el relato lo escribiste por la imagen que te paso por la cabeza,pero la imagen que tenias era muuuuuuchoooo mejor..y me he quedado con ganas de tenerla entera..es un aperitivo interesante..quiero el primer plato ahora

    ResponderEliminar
  4. por cierto ademas de continuacion quiero un relato mas largo..quiero sentir lo que te pasa por la cabeza..hablar de clitoris y despues ponerte "mojigata" con respecto a como mete sus dedos en ella..hummm a eso me referia..creo que puedes progresar mas y divertirte mas haciendolo..

    ResponderEliminar
  5. Beita me has dejado KO... No puedes escribir esto y dejarlo así!!!! Ahora cogeré a mi Bruce y verás...

    ResponderEliminar

¡Todo el mundo tiene derecho a dar su opinión sin ser juzgado! ¡Devuelvo comentarios y de paso me alegráis el día! =)